Tendencia de creciente desigualdad en el mundo PDF Imprimir Correo electrónico
Articulos
Escrito por Salvador Treber   
Viernes 10 de Mayo de 2013 16:50

La imposibilidad de superar con cierta rapidez el proceso recesivo que abarca a los países mas industrializados del Hemisferio Norte (Estados Unidos y la Unión Europea) viene afectando de manera muy marcada el esquema de distribución del ingreso y hace cada vez más acentuada la superconcentración de la riqueza en la cúspide de la respectiva pirámide.

 


Quizá el planteo más vívido sobre el tema corresponda al respetado Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz; quien sostiene que estamos en presencia de una aguda exacerbación por acumulación en la cima que estima esta llegando a una situación explosiva. A través de una reciente nota, aparecida en el New York Times, advierte sobre ese aspecto y las consecuencias que puede tener “el prolongado malestar en el que la economía ya parece estar instalándose”; subrayando “....la creciente división entre el uno por ciento y el resto (99.0%), una desigualdad no solo de resultados sino también de oportunidades”.
En todos los análisis conocidos hasta ahora se había optado por presentar un examen por escalones- sean ellos deciles o quintiles- que se suelen utilizar para detectar por tramos la asignación a cada uno de ellos.
La realidad actual en la primera potencia mundial.
Conocido por su mesura, llama mucho la atención que Stiglitz haya sentido la necesidad de apelar a una virtual “alarma roja”, modificando en forma sustancial su habitual modalidad expositiva, por otra que considera coincide en mayor medida con las urgencias que advierte en la  realidad actual de Estados Unidos. Denuncia con toda crudeza la entronización y vigencia de un generalizado retroceso relativo en todo el colectivo de receptores de renta, menos en el centésimo mas elevado de la población. Advierte en un tono casi dramático que esa realidad se viene consolidando con el transcurso del tiempo- no menos de 40 años- sin que hasta ahora haya sido encarada su reversión e incluso contando con un cierto consentimiento tácito de gran número de sus colegas como si ello fuera irreversible.
Con especial énfasis revela que “…el 1% de las personas (los de ingresos superiores) se llevó el 93.0% del crecimiento de los ingresos en 2010, mientras los hogares de nivel medio -que en un sentido son los verdaderos creadores de empleo- tienen recursos familiares mas bajos que, ajustados por inflación, son inferiores a los de 1996”. Esto significa que mientras aquellos no cesan de enriquecerse, éstos se han empobrecido crecientemente; de manera tal que en el transcurso de esos últimos 17 años se ha acelerado notoriamente. Basado en esa evidencia sostiene que “El aumento exorbitante de la desigualdad está haciendo imposible el sueño de una vida mejor; el que está siendo destruido por una diferencia cada vez más abismal de ingresos y riqueza”.
La distribución del Ingreso en otros países.
De los restantes países mas industrializados del planeta, la información respectiva disponible está bastante atrasada y, seguramente, en la actualidad los indicadores serán mas desfavorables debido a la difícil situación que están afrontando. Medidos a través del denominado Coeficiente de Gini, aparecen como los de más equitativa distribución Dinamarca, Suecia, Noruega y la República Checa; aunque se trata de economías de reducida dimensión global y de poca influencia sobre todo el orbe.
Dentro de las mas grandes, se destaca por ese aspecto Japón aunque la información oficial data de 1993, cuando era la segunda cuan orgullosa potencia a nivel mundial y exhibía como testimonio su buena redistribución, óptima entre los “poderosos, .ya que la brecha entre los dos deciles extremos era de apenas 4.6 veces; siendo bastante probable que en este momento no presente un escenario tan favorable. Con datos para el año 2000, le seguía Alemania, donde mencionada brecha llegaba a 9.6 veces.
En el amplísimo colectivo de “economías emergentes”que lidera China, ya convertida en la segunda del mundo desarrollado y con unánimes anuncios de los especialistas que la colocan para 2016 en la cúspide desplazando a EE.UU., aquella presenta índices semejantes a los referidos de la nación norteamericana. En 2005 adjudican al 10.0% inferior sólo un 2.4% del ingreso total; mientras en el de la cima se concentró el 31.4%; o sea que entre ello media una distancia de 13.1 veces. Para quién le sigue, India, esa relación aparece bastante mas plausible pues equivalen a 8.6 veces.
El escenario sudamericano.
Brasil, el país mas extenso y poderoso de éste área, en 2007 tenía un primer decil con apenas el 1.1% mientras en el décimo se  elevaba al 43.0% con una amplia diferencia de 39.1 veces; la cual la ubica en el grupo de las economías mas polarizadas del planeta. Chile, que es la tercera por su economía en nuestro subcontinente, exhibe un panorama levemente mejor pues el primer decil en 2006 percibía 1.6% del total y el mas alto llegaba a 41.7%; marcando una relación de 26.1 veces, pese a que la concentración en la zona cimera es algo mayor que en Brasil.
El caso de Argentina es bastante singular. En 1974 había llegado a un esquema distributivo muy semejante al que ostentaba entonces Francia y con el cual se ubicada en un sitial destacado con una distancia entre los deciles antes mencionados de 11.3 veces. La política seguida durante el período 1976/83 (Proceso) que tuvo su correlato en esa materia con lo ocurrido entre 1989 y 2003; la ensanchó a 39.5 veces; superando en ese período a Brasil y Chile en cuanto a inequidad.
Para 2006, ya encarada su reversión, la misma se redujo a 30.1 veces y durante 2010 descendió a 24.6 veces; índice que, según el Indec, a fines de 2012 habría bajado a 12.6 veces debido a que el decil superior receptó 26.5% del total de ingresos y el inferior 2.1%. Esto nos coloca bastante cercanos a los históricos más logrados de 1974. Aún así, la miseria y pobreza todavía abarcan, con diversa intensidad, al 12.7% de la población argentina constituyendo una deuda social que requiere sea cancelada cuanto antes.


Escrito por Salvador Treber - Profesor de Postgrado-FCE UNCba.
Viernes 10 de mayo de 2013. La Voz del Interior.

 
Banner
Banner
Banner
Banner